Depresión en Ancianos

Residencias de ancianos sevilla (1)

La depresión es una afección médica que se puede tratar, y pueden ocurrir o experimentar periodos de tristezas todas las personas en cualquier etapa de la vida. La depresión o la tristeza en las personas mayores es un riesgo, afectando principalmente a los adultos mayores que se encuentran permanentemente en sus domicilios o a los pacientes mayores dentro de los hospitales o centros de ancianos. La tristeza o depresión en los ancianos se debe principalmente a dolencias, enfermedades, efectos secundarios de algunos medicamentos o el cambio en su estilo de vida brusco que genere inseguridad, confusión o soledad.

Síntomas de depresión en personas mayores

La depresión es un desajuste o trastorno del estado de ánimo a causa del desinterés, falta de motivación, tristeza que intervienen en su estado de ánimo y comportamiento interfiriendo en su vida cotidiana, tanto en el aspecto social, laboral o personal. Los síntomas que se pueden detectar y son más comunes en la depresión en las personas mayores son: 

  • Tristeza Constante
  • Sentirse ralentizado
  • Preocupaciones excesivas por problemas económicos y de salud.
  • Llanto frecuente
  • Sentirse inútil o indefenso
  • Cambios de peso
  • Caminar o estar inquieto
  • Dificultad para dormir
  • Dificultad para concentrarse
  • Dolor físico inexplicable o problemas gastrointestinales
  • Retiro de actividades sociales

¿Qué es la depresión en ancianos?

Sentirse deprimido en algún momento de la vida es normal y forma parte del ser humano, pero cuando la depresión interviene considerablemente la vida cotidiana de una persona y lo hace por un periodo de tiempo prolongado ya es una afección de la salud que se debe considerar y tratar con un especialista. La depresión es un trastorno de la mente que afecta a la forma de pensar, actuar y a los sentimientos de las personas. Esta afección es muy común en los adultos mayores, aunque no es parte del envejecimiento. La depresión en los ancianos puede deberse a muchos cambios que transcurren a lo largo de su vida: muerte de seres queridos, jubilación, diagnóstico de enfermedades, cambios del entorno donde viven y es normal que las personas mayores entren en un cuadro de depresión. 

Sin embargo, cuando la depresión se prolonga en el tiempo acaba siendo un problema médico que afecta completamente su vida y su condición de salud. Existen tres tipos de depresión:

  • Depresión Grave: El tipo de depresión que interviene de forma importante en su vida, en el trabajo, en el aspecto social y personal de la persona que lo padece. Afectando de forma relevante sus actividades diarias como comer, bañarse, realizar las actividades cotidianas, su entorno social.
  • Trastorno depresivo constante: Es un tipo de depresión que se presenta en pequeños momentos, en menor grado, pero que dura un periodo de tiempo prolongado.
  • Depresión menor: Son periodos de depresión o tristeza cortos que suelen tener normalmente las personas con algún problema financiero, social o de salud.

Factores de riesgo

Cuando no se trata, la depresión va consumiendo en la persona, afectando a sus pensamientos, sentimientos y forma de hacer las cosas. Cualquier cosa puede ser un riesgo para sufrir de depresión y los factores más comunes pueden ser:

  • Diagnósticos médicos
  • Condiciones médicas como un accidente cardiovascular
  • Las personas con antecedentes familiares de depresión, tienen un alto riesgo de padecerlas
  • Estrés es un factor muy común
  • Problemas de sueño
  • La Soledad y el abandono
  • Todas las adicciones pueden conllevar a la depresión

¿Cómo ayudar al anciano con la depresión?

En principio la depresión es un problema de salud que se puede tratar con el entorno familiar y amigos, el apoyo de las personas mas cercanas y de quien conoce bien a la persona, es la clave para sacarla del cuadro que padece, ya que la soledad es un factor muy común de las causas de depresión. Luego del apoyo familiar es importante, para ayudar a una persona que sufre de depresión, acudir con un especialista y recibir atención médica. 

Existen varios tratamientos que combaten la depresión en los adultos mayores, incluyen medicamentos, psicoterapia, terapia electroconvulsiva y otras formas de estimulación cerebral. Sin embargo, el tratamiento que puede ser más efectivo sin afectar a la salud de la persona con efectos secundarios es la psicoterapia, ya que la participación en grupos de apoyo y de autoayuda son especialmente positivas para las personas que sufren pérdidas de seres queridos, cambios de hogar, soledad, diagnósticos médicos o algún cambio importante que sea la causa del estado de depresión. 

Lo más importante es saber que la depresión es un trastorno mental que se puede tratar si se detecta a tiempo. La forma más efectiva para acabar con el cuadro de depresión es a través de la unión familiar y de las personas que le son más cercanas al anciano.

Si te ha gustado el artículo, no te olvides de Compartir:
Adriana
Adriana
Mi nombre es Adriana, y soy licenciada en periodismo. Siempre me ha encantado escribir, y tengo la oportunidad de hacerlo sobre un sector que me apasiona, el de las personas mayores. A diario, me preguntaba muchas cosas a la hora de cuidar a mi abuela y hoy en día puedo transmitirlo al resto de las personas porque: ¿sabemos realmente cómo cuidar o todas las opciones de cuidados que existen? Es fundamental fomentar el conocimiento de la sociedad y apoyarse de expertos como mis compañeros para tener una base buena y veraz. Cuidarse es importante, pero mucho más es cuidar a las personas que mas queremos.

Únete a nosotros, recibe consejos sobre el mundo de las personas mayores y consigue descuentos.

¡Suscríbete* y recibe en tu correo electrónico valiosos consejos!

Al registrarte, aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra Política de Privacidad. *Recibirás consejos y ofertas de GransLiving.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Ir arriba