Tu guía completa para el cuidado de la memoria

Tabla de Contenidos

¿Qué es el cuidado de la memoria?

El cuidado de la memoria, a veces llamado cuidado del Alzheimer, proporciona alojamiento y atención las 24 horas del día a personas mayores con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. Los centros de atención a la memoria ofrecen un entorno seguro y de diseño exclusivo para los residentes, centrado en la mejora de la calidad de vida, la reducción de la confusión y la prevención de la deambulación.

Pero, ¿qué es exactamente un centro de atención a la memoria? Las comunidades de atención a la memoria son espacios residenciales que atienden las necesidades específicas de las personas mayores con pérdida de memoria. Los servicios y características clave que diferencian a los centros de atención a la memoria de otros tipos de atención a personas mayores incluyen atención las 24 horas del día, personal especializado, terapias para mejorar la memoria, un entorno seguro y mucho más.

Servicios de atención a la memoria

Atención y supervisión las 24 horas del díaComidas nutritivas
Actividades para mejorar la memoriaCuidados de incontinencia y aseo
Gestión de la medicaciónLimpieza de la casa
LavanderíaAyuda para el cuidado personal
Transporte gratuitoAsistencia para la movilidad

¿Cuáles son las ventajas de los cuidados de la memoria?

El cuidado de la memoria ofrece muchos beneficios para apoyar las necesidades de cuidado únicas de las personas mayores con Alzheimer u otras formas de demencia. Este enfoque de la atención a la demencia ayuda a los residentes a mantener sus habilidades el mayor tiempo posible, al tiempo que ofrece actividades enriquecedoras que estimulan la cognición y mejoran la calidad de vida.

Los beneficios del cuidado de la memoria incluyen:

  • Un entorno seguro para evitar la deambulación
  • Personal con experiencia, formado en el cuidado de la demencia
  • Terapias de apoyo para la demencia
  • Diseños únicos para reducir la confusión
  • Baja proporción de personal por residente
  • Atención a la demencia centrada en la persona
  • Atención coordinada con otros proveedores de atención médica

¿Cómo ayuda el cuidado de la memoria a las personas mayores con pérdida de memoria?

La demencia suele ser progresiva. Esto significa que los síntomas empeoran con el tiempo, dejando a menudo a los adultos mayores incapaces de vivir de forma independiente y causando un enorme estrés y carga a las familias y cuidadores. A medida que la enfermedad avanza, los comportamientos y síntomas de la demencia se vuelven difíciles de manejar, y puede que vivir en casa ya no sea seguro.

Una persona con demencia avanzada necesita cuidados supervisados las 24 horas del día en un entorno seguro. En las últimas fases de la enfermedad, muchas personas tienen dificultades para realizar actividades sencillas de la vida diaria, como bañarse, vestirse o ir al baño. La desorientación, la confusión y, a veces, la agresividad también tienden a empeorar, afectando a los ancianos con demencia y a quienes les rodean.

Puede ser difícil para los cuidadores familiares atender a tiempo completo a un ser querido con demencia avanzada mientras hacen malabarismos con otras responsabilidades, como el trabajo y los hijos. El estrés físico y emocional que supone cuidar a un enfermo de demencia pone a los cuidadores en riesgo de sufrir problemas de salud y de disminuir su calidad de vida. El cuidado de la memoria proporciona un apoyo muy necesario a los cuidadores, al tiempo que ofrece una atención excepcional a las personas con pérdida de memoria.

Promueve un entorno seguro y tranquilizador

Los centros de atención a la memoria están bien equipados para evitar la deambulación, un comportamiento común pero peligroso en la demencia y el Alzheimer. Las personas que deambulan pueden perderse o lesionarse.

La seguridad de los residentes es una prioridad en los centros de atención a la memoria. El cuidado de la memoria ofrece un entorno seguro con puertas exteriores cerradas con llave, para que nadie pueda salir o entrar sin ser visto. Estas comunidades también pueden tener teclados o timbres en las entradas y salidas para ayudar al personal a controlar quién entra y sale del edificio. Muchas instalaciones cuentan con jardines o patios cerrados para que los residentes puedan pasar tiempo al aire libre de forma segura.

Las comunidades de atención a la memoria suelen estar diseñadas para reducir la confusión y la desorientación, que pueden conducir a la deambulación. Los espacios claramente identificados, los apartamentos personalizados, la iluminación adecuada y la reducción del ruido de fondo son algunos de los elementos de diseño bien pensados en el cuidado de la memoria. Promueven una sensación de seguridad, calma y familiaridad que ayuda a los residentes a relajarse y sentirse como en casa.

Los centros de atención a la memoria suelen formar parte de una comunidad más amplia de personas mayores. Por ejemplo, muchos centros de vida asistida tienen un ala separada designada para el cuidado de la memoria. En otros casos, los centros de atención a la memoria son comunidades independientes exclusivamente para residentes con pérdida de memoria.

Ofrecen atención especializada las 24 horas del día para el Alzheimer y la demencia

El personal de los centros de atención a la memoria recibe una formación específica, exhaustiva y periódica para ofrecer una atención de calidad las 24 horas del día a las personas mayores con pérdida de memoria. Se suele animar a los residentes de los centros de atención a la memoria a ser lo más independientes posible según sus capacidades, al tiempo que reciben el apoyo que necesitan.

La baja proporción de personal por residente en los centros de atención a la memoria permite una mayor interacción social y tiempo para atender las necesidades de cada persona. El personal ayuda a los residentes a seguir participando en actividades sociales y enriquecedoras, como juegos de ingenio y clases de arte, que estimulan la memoria y animan a los mayores a mantener sus habilidades.

El personal de atención a la memoria también está capacitado para manejar los comportamientos y síntomas difíciles de la demencia de una manera amable y compasiva, utilizando técnicas específicas de atención a la demencia. Se hace hincapié en un enfoque no farmacológico para el cuidado de la demencia y la gestión del comportamiento, reduciendo la necesidad de medicación antipsicótica.

Coordina los cuidados para los residentes de la memoria

La coordinación de los cuidados es un servicio importante que se ofrece en los centros de atención a la memoria. El personal de la comunidad trabaja estrechamente para evaluar a los residentes y planificar las actividades según sus necesidades y capacidades.

El personal de las comunidades de atención a la memoria también puede trabajar con otros proveedores de atención médica para garantizar que los residentes reciban la atención que necesitan. La coordinación de los cuidados en los centros de atención a la memoria puede incluir

  • Coordinar la atención con proveedores de atención médica externos, como médicos de atención primaria, podólogos, cardiólogos, dentistas, etc.
  • Coordinar las citas médicas a domicilio para los residentes que se recuperan de enfermedades o lesiones
  • Transporte a las citas médicas
  • Gestión de la medicación y apoyo a la diabetes
  • Coordinación de los servicios de rehabilitación, como la fisioterapia, la terapia ocupacional y la logopedia, para que los servicios se presten in situ cuando sea necesario, haciendo que las citas sean más cómodas para los residentes
  • Coordinación de los cuidados paliativos para mantener a los residentes cómodos

Proporciona atención centrada en la persona para la demencia

Muchos centros de memoria ofrecen una atención centrada en la persona para los ancianos con demencia. Estas comunidades adoptan un enfoque personalizado de la atención a la demencia, entendiendo las preferencias, experiencias pasadas, capacidades y necesidades de atención de la persona mayor.

El personal de estos centros de atención a la memoria establece una relación con los residentes y los familiares para obtener un conocimiento global de la persona que va a recibir los cuidados. Este enfoque les permite desarrollar un plan de atención a la demencia personalizado para satisfacer mejor las necesidades únicas del residente y apoyar su salud y bienestar emocional.

Ofrece terapias de apoyo para el Alzheimer y la demencia

Los centros de atención a la memoria suelen ofrecer terapias de apoyo y actividades para la demencia que ayudan a solucionar los problemas de comportamiento aumentando la relajación, reduciendo la agitación y mejorando el estado de ánimo. Éstas pueden incluir:

  • Terapia ocupacional para ayudar a enseñar a los ancianos estrategias de afrontamiento para compensar la pérdida de memoria y el deterioro cognitivo.
  • Musicoterapia. Las investigaciones demuestran que escuchar música relajante o cantar canciones con los pacientes con demencia puede ayudar a mejorar la cognición y reducir la agitación y el comportamiento agresivo.
  • Terapia con mascotas. Muchos centros de atención a la memoria ofrecen terapia con mascotas o tienen una mascota residente, normalmente un perro o un gato, para que les haga compañía.
  • La terapia artística, que se cree que ralentiza el deterioro cognitivo y mejora la calidad de vida.
  • La terapia de reminiscencia, que utiliza la vista, el tacto, el gusto, el olfato y el sonido para ayudar a los ancianos con pérdida de memoria a recordar personas, acontecimientos y lugares.

¿Cuál es la diferencia entre la atención a la memoria y otros tipos de atención a la tercera edad?

El cuidado de la memoria es una de las formas de cuidado de personas mayores de más rápido crecimiento en los España. Aunque los centros de cuidado de la memoria ofrecen muchos de los mismos servicios que otros tipos de cuidado de personas mayores, hay diferencias significativas.

Cuidado de la memoria versus a la vida asistida

Al igual que los centros de vida asistida, los centros de atención a la memoria ofrecen alojamiento, servicios de comida, atención supervisada y ayuda para las tareas diarias, como la higiene, la movilidad y otras. Sin embargo, el cuidado de la memoria se diferencia de la vida asistida porque se especializa en el cuidado de personas con pérdida de memoria.

Esto significa que los espacios y el personal de los centros de atención a la memoria están bien equipados para atender las necesidades específicas de los residentes con Alzheimer o demencia. Esto incluye proporcionar vigilancia, cuidados y supervisión las 24 horas del día; personal con conocimientos en técnicas de demencia; actividades y terapias específicas para mejorar la memoria; y un entorno seguro para los residentes.

Cuidado de la memoria versus a residencias de ancianos

Tanto los centros de atención a la memoria como las residencias de ancianos ofrecen atención a tiempo completo para personas mayores con pérdida de memoria. Los cuidados para personas con Alzheimer o demencia en los centros de atención a la memoria y en las residencias de ancianos incluyen alojamiento a largo plazo, servicios de comidas, gestión de la medicación, asistencia en las actividades diarias, como bañarse, asearse y usar el baño, y mucho más. Sin embargo, el cuidado de la memoria difiere de las residencias de ancianos en aspectos importantes.

Los cuidados para la memoria se centran en mejorar la calidad de vida de las personas mayores con Alzheimer o demencia mediante planes de cuidados personalizados y actividades y terapias para mejorar la memoria. Estos centros de atención a la demencia se especializan en el cuidado de las personas con pérdida de memoria a través de la formación del personal y de programas y diseños de edificios únicos para ayudar a aumentar el bienestar y la sensación de familiaridad de los residentes.

Entre las características importantes del cuidado de la memoria se incluyen:

  • Personal formado, que dirige actividades estimulantes que ayudan a los ancianos a utilizar sus habilidades. El personal conoce las estrategias y técnicas de la demencia para prevenir y minimizar la deambulación, el síndrome del ocaso y los comportamientos combativos.
  • Atención personalizada centrada en las necesidades individuales de los residentes.
  • Actividades para mejorar la memoria que van desde la música y la terapia artística hasta la estimulación sensorial, la aromaterapia y mucho más.
  • Instalaciones seguras con entradas con teclado para la familia y el personal, y áreas cuidadosamente diseñadas con paredes codificadas por colores y espacios claramente etiquetados para ayudar a los ancianos a encontrar su camino.

Los residentes de las residencias de ancianos suelen necesitar cuidados más intensivos. Los ancianos que necesitan cuidados en una residencia no necesitan ser hospitalizados, pero pueden estar debilitados, postrados en una cama o utilizar una silla de ruedas. Aunque el nivel de atención médica en las residencias de ancianos puede ser mayor, los cuidados suelen centrarse más en la atención física que en la atención a la memoria.

Atención a la memoria versus a otros tipos de atención a la tercera edad: ¿Cuál es la diferencia?

ServiciosCuidado de la memoriaHogares de ancianosVida asistida
Habitaciones privadas o compartidasXXX
Servicio de comidasXXX
Servicios de limpieza y lavanderíaXXX
Actividades socialesXXX
Gestión de la medicaciónXXX
Ayuda con las actividades diarias (ADLs)XXX
Ejercicio y fisioterapia según sea necesarioXXX
Atención especializada para pacientes con pérdida de memoriaXX
Atención y supervisión las 24 horas del díaXX
Entradas y salidas seguras para evitar la deambulaciónXX
Terapias para mejorar la memoriaX
Transporte a las citasXX
Disposición y diseño únicos de las instalaciones para reducir la confusiónX

Atención a la memoria frente a la atención domiciliaria

La atención domiciliaria ofrece cuidados a las personas mayores con demencia que desean envejecer en su casa. También puede proporcionar apoyo y descanso a los cuidadores de personas con demencia. Los asistentes de atención domiciliaria están formados en el cuidado de personas mayores y pueden proporcionarles compañía, ayuda con las actividades de la vida diaria, tareas domésticas ligeras, cocina, transporte y mucho más.

Aunque ofrece una atención individualizada y adaptada a las necesidades de cada persona, la atención domiciliaria difiere de la atención a la memoria en lo que respecta a la participación social y las terapias especializadas que se encuentran en los centros de atención a la memoria. También puede ser difícil o costoso adaptar su casa para hacerla segura para alguien con demencia avanzada.

El nivel de atención que prestan los auxiliares de atención domiciliaria se basa en las necesidades, y los costes se calculan en función del tipo de atención prestada. Los honorarios de la asistencia domiciliaria se cobran por horas. Esto significa que la atención domiciliaria puede ser una alternativa cara a los cuidados de la memoria, dependiendo de la cantidad de cuidados que se necesiten.

¿Es el cuidado de la memoria adecuado para mi ser querido?

El cuidado de la memoria está destinado a las personas mayores que padecen Alzheimer, otra forma de demencia u otros tipos de pérdida de memoria. La pérdida de memoria asociada al Alzheimer o la demencia es progresiva y se clasifica en etapas, que se relacionan con los niveles de deterioro cognitivo y los síntomas.

Tanto si a su ser querido le acaban de diagnosticar demencia como si está mostrando signos de deterioro cognitivo creciente, entender qué puede esperar a medida que su enfermedad avanza y el tipo de cuidados que necesita en cada etapa puede ayudarle a planificar.

Mientras que algunas personas con demencia en fase inicial o media pueden estar bien en casa o en un centro de asistencia, a medida que los síntomas y el comportamiento de la demencia empeoran, muchas familias optan por los cuidados en la memoria. Los cuidados especializados y las terapias disponibles en los centros de atención a la memoria enseñan estrategias de afrontamiento que permiten a los ancianos compensar la pérdida de memoria, aumentando la confianza y manteniéndolos seguros. El cuidado de la memoria también proporciona un entorno estructurado, con rutinas diarias que ayudan a los residentes a sentirse más cómodos mientras se enfrentan al deterioro de la cognición.

Muchos centros de vida asistida ofrecen también atención a la memoria in situ. Esto significa que una persona mayor con demencia en fase inicial puede trasladarse primero a una residencia asistida y después pasar a un centro de atención a la memoria en la misma comunidad a medida que avanza su enfermedad.

Las personas mayores con un mayor deterioro cognitivo suelen necesitar más asistencia de la que los cuidadores pueden proporcionar en casa o en una comunidad de vida asistida. Las personas con demencia en fase avanzada son incapaces de cuidarse a sí mismas y necesitan atención y supervisión las 24 horas del día para mantener su seguridad y garantizar su calidad de vida. El cuidado de la memoria ofrece una menor proporción de personal por residente para que los residentes puedan recibir los cuidados y la atención que necesitan.

Las 7 fases de la demencia según la escala de Reisberg

Sólo un médico puede evaluar el nivel de cognición de su ser querido. A continuación se ofrece un resumen de cada etapa de la demencia y sus síntomas y comportamientos asociados, según la Escala de Deterioro Global, también llamada Escala de Reisberg, para la evaluación de la demencia degenerativa primaria.

Etapas de la demenciaSíntomas
Fase 1– No hay deterioro cognitivo.
– Aunque los cambios en el cerebro pueden haber comenzado, los síntomas aún no están presentes o no son perceptibles.
Fase 2– Leves olvidos, que pueden estar asociados al envejecimiento.
Fase 3– Deterioro cognitivo leve.
– Pérdida de memoria que puede ser perceptible, pero que no afecta significativamente al funcionamiento diario.
– Perderse en lugares conocidos.
– Problemas para encontrar las palabras adecuadas.
– Olvida los nombres poco después de que le presenten a alguien nuevo.
– Dificultad de concentración.
– El rendimiento laboral puede verse afectado.
Fase 4– Dificultad para recordar acontecimientos recientes.
– Dificultad para gestionar las finanzas o aprender nuevas tecnologías.
– Negación o desconocimiento de los síntomas.
– Dificultad en situaciones sociales.
Fase 5– Puede necesitar ayuda para vestirse o elegir la ropa.
– Dificultad para contar.
– Problemas para recordar la dirección, el número de teléfono u otra información personal.
– Desorientación relacionada con el tiempo: incapacidad para recordar la fecha o el año.
Fase 6– Pérdida de memoria pronunciada.
– Puede olvidar los nombres del cónyuge o de los hijos.
– Puede desconocer los acontecimientos recientes, las fechas, el año o la estación del año.
– Puede sufrir incontinencia.
– No puede realizar las tareas cotidianas, como bañarse o asearse.
– Repite frases o comportamientos.
– Agitación, comportamiento combativo o cambios de humor.
Fase 7– Deterioro cognitivo severo.
– Incapaz de cuidar de sí mismo.
– Necesita ayuda para comer e ir al baño.
– Incapacidad para hablar.
– Incapacidad para caminar sin ayuda.

¿Cuándo ha llegado el momento de la atención a la memoria?

A medida que la demencia avanza, puede resultar difícil proporcionar el apoyo que su familiar necesita en casa. Los cuidados para la memoria pueden satisfacer las necesidades específicas de las personas mayores con pérdida de memoria, manteniéndolas seguras y ofreciéndoles actividades enriquecedoras que les ayuden a mantener sus habilidades y un sentido de sí mismas durante el mayor tiempo posible.

Puede ser el momento de recibir cuidados para la memoria si:

  • Se ha vuelto cada vez más abrumador manejar los comportamientos de la demencia, como la agitación y la agresión, en casa.
  • No se satisfacen las necesidades de higiene diaria de su familiar.
  • Los problemas de sueño se han vuelto inmanejables.
  • Su familiar deambula y usted está preocupado por su seguridad.
  • No eres capaz de adaptar tu casa para mantener a tu familiar a salvo de caídas y otros accidentes.
  • No puede gestionar adecuadamente la medicación de su familiar.
  • Su ser querido está perdiendo peso o no se alimenta adecuadamente.
  • Tu eres un cuidador que está agotado, preocupado por su propia salud o por su propia seguridad o la de su familia.

Evalúe cuidadosamente la situación para determinar cuánto tiempo puede envejecer su ser querido en su casa de forma segura. Habla con su médico, con otros cuidadores y con un gestor de cuidados geriátricos. Tenga en cuenta las necesidades de tu ser querido y tu capacidad para proporcionarle cuidados.

  • ¿Puede mantenerlos a salvo de caídas y otros accidentes?
  • ¿Cree que tu casa es lo suficientemente segura como para evitar que deambulen?
  • ¿Es capaz de hacer un seguimiento de sus medicamentos y necesidades sanitarias?
  • ¿Puede proporcionar la estimulación adecuada para ayudar a retrasar un mayor deterioro cognitivo?

Muchas familias luchan con sentimientos de tristeza y dolor a medida que la demencia progresa. Es difícil ser testigo del deterioro de la salud de su padre y pensar en todos los recuerdos perdidos.

También puede ser reacio a delegar el cuidado de su ser querido. Cuando llega el momento de trasladar a un familiar a un centro de atención a la memoria, el sentimiento de culpa puede resultar abrumador. Sin embargo, retrasar el traslado a un centro de atención a la memoria puede suponer ciertos riesgos para la relación con su ser querido, su salud y la suya propia.

También es posible que le cueste hablar con otros miembros de la familia sobre el cuidado de su ser querido o decirles que ya no puede seguir cuidando de él. Buscar apoyo para cuidar a un ser querido con pérdida de memoria no le convierte en un egoísta ni en un despreocupado. En última instancia, usted quiere lo mejor para su ser querido, para usted y para su familia.

Concéntrese en lo que puede hacer para ayudar a mantenerlo seguro y preservar su calidad de vida. Si bien no puede cambiar el diagnóstico de su ser querido, puede ayudar eligiendo el tipo de atención adecuado para él. Nuestros asesores de residencias para mayores pueden ayudarle a tomar una decisión conociendo las necesidades de su ser querido, sus preferencias y sus recursos económicos para pagar los cuidados. Pueden ponerle en contacto con las instalaciones para realizar visitas en persona o virtuales, donde tendrá la oportunidad de hacer preguntas y ver la vida cotidiana en la comunidad. Una vez que seleccione una comunidad, se realizará una evaluación médica y de habilidades para obtener una imagen completa de las capacidades y necesidades de su ser querido, de modo que reciba el tipo de atención adecuado.

¿Cuánto cuesta el cuidado de la memoria?

Los costes del cuidado de la memoria varían. Los centros de atención a la memoria ofrecen atención las 24 horas del día, personal especializado, actividades y terapias para mejorar la memoria y entornos seguros. El cuidado de la memoria también ofrece comidas, servicio de limpieza y ayuda para las actividades de la vida diaria, como bañarse, vestirse e ir al baño. Todo esto se suma al coste de los cuidados para la memoria.

El coste medio de los cuidados para la memoria oscila entre 2.000 y 7.000 euros al mes o más. Los precios varían en función de la ubicación, los servicios y las necesidades de atención. Mientras que algunos servicios como las comidas, la gestión de la medicación y las actividades de grupo están incluidos, otros son opcionales. Por ejemplo, los residentes pueden tener acceso a servicios de lavandería, salidas a comer o servicios de belleza, como cortes de pelo o manicuras, pero pueden tener un coste adicional.

El tipo de alojamiento que elija también afecta al precio. Por ejemplo, ¿necesita su ser querido un apartamento de un dormitorio o le basta con un estudio? ¿Le gustaría tener un compañero de piso?

A la hora de elegir un centro de atención a la memoria, es importante saber cómo se calculan los precios, qué se incluye y qué no. Asegúrese también de preguntar con qué frecuencia aumentan las tarifas y si se requiere un depósito o una cuota de ingreso.

¿Cómo se paga el cuidado de la memoria?

Tu has investigado y ha decidido que el cuidado de la memoria es la opción correcta para su ser querido con demencia. Pero, ¿cómo puede pagarlo? Aunque muchas familias recurren a los ahorros para financiar el cuidado de los ancianos, hay otras fuentes de financiación poco conocidas que pueden ayudar a financiar el cuidado de la memoria de su progenitor, entre ellas:

  • Patrimonio de la vivienda. Si su progenitor es propietario de una vivienda, puede venderla, alquilarla o solicitar una hipoteca inversa para convertir el capital en fondos para pagar los cuidados de la memoria.
  • Seguro de asistencia a largo plazo. Pregunte a su ser querido si ha contratado un seguro de atención a largo plazo. Dependiendo de las condiciones, este tipo de seguro puede cubrir su atención en un centro de atención a la memoria.
  • Seguro de vida. Compruebe si la póliza de seguro de vida de su ser querido puede venderse por una suma global para ayudar a financiar el cuidado de la memoria.
  • Préstamo puente. Los préstamos a corto plazo pueden ayudar a financiar el cuidado de la memoria mientras usted vende la casa de su padre o liquida otros bienes para cubrir los costos.

¿Cómo puedo elegir un centro de atención a la memoria cerca de mí?

Es posible que te sientas abrumado por la cantidad de opciones que tiene a la hora de buscar un centro de atención a la memoria para su ser querido. Los servicios de cuidado de la memoria y las comodidades varían mucho entre las distintas comunidades, así que ¿por dónde empezar?

Las necesidades y preferencias específicas de su progenitor pueden orientar su decisión. Por ejemplo, si su ser querido deambula, la seguridad es una prioridad clave. O, si el comportamiento combativo es un problema, es importante entender el enfoque de la comunidad para prevenir y manejar los comportamientos agresivos de la demencia.

En última instancia, no hay nada que sustituya a la visita a una comunidad y a la experiencia de un día típico. Recorrer un centro de atención a la memoria ofrece la oportunidad de ver la distribución del edificio, presenciar las interacciones del personal con los residentes, probar una comida, participar en actividades y hablar con otros residentes. La mayoría de las comunidades de atención a la memoria también ofrecen visitas virtuales si no es posible realizar una visita en persona.

Mientras recorre los diferentes centros de atención a la memoria, aproveche la oportunidad para hacer preguntas importantes que le ayuden a determinar si la comunidad es adecuada para su ser querido. Antes de la visita, elabore una lista de preguntas que incluya temas como las medidas de seguridad, las características y los servicios, la formación del personal, etc.

A continuación se indican algunos factores que debe tener en cuenta a la hora de elegir una comunidad de atención a la memoria para un ser querido.

Considere las características de seguridad

La seguridad es una característica importante en el cuidado de la memoria. Sin embargo, cada comunidad implementa los protocolos de seguridad de forma diferente. Estos centros pueden utilizar diferentes herramientas y tecnologías para controlar a los residentes y garantizar su bienestar.

Cuando recorra los posibles centros de atención a la memoria, tenga en cuenta estos aspectos de seguridad:

  • ¿Qué sistemas de seguridad tiene el centro? ¿Son seguras las entradas y salidas? ¿Están cerrados los jardines y patios?
  • ¿Tienen las habitaciones privadas alertas de emergencia en caso de que los residentes se caigan o necesiten ayuda?
  • ¿Los espacios son accesibles? ¿Son las puertas lo suficientemente anchas para el acceso de las sillas de ruedas? ¿Hay pasamanos? ¿Están los pasillos bien iluminados?

Infórmese sobre la experiencia del personal y la proporción de personal por residente

Las personas mayores con deterioro cognitivo necesitan apoyo y atención durante todo el día. Un personal con experiencia que conozca los síntomas y comportamientos de la demencia y sepa cómo tratarlos de forma eficaz y compasiva puede suponer una gran diferencia en la calidad de vida de su ser querido en un centro de atención a la memoria.

Cuando investigue las comunidades de atención a la memoria de su zona, busque información sobre la formación y la experiencia del personal en el cuidado de personas mayores con pérdida de memoria. Es posible que quiera preguntar sobre:

  • Acreditación del centro y certificación del personal
  • La proporción de personal por residente
  • El tipo de formación que recibe el personal
  • Programas y actividades para los residentes
  • Cómo se manejan situaciones específicas, como el comportamiento combativo

Comprender los planes, programas y actividades de atención a la demencia

Un enfoque centrado en la persona en el cuidado de la demencia significa que la atención es personalizada para apoyar las necesidades individuales. Muchos centros de atención a la memoria ofrecen una atención personalizada. Los programas y las actividades se planifican en función de las necesidades e intereses de los residentes.

Es importante entender cómo se desarrollan los planes de atención a la demencia:

  • ¿Se toma el personal el tiempo necesario para conocer a los residentes?
  • ¿Se tienen en cuenta los intereses y el nivel de cognición de los residentes a la hora de planificar las actividades?
  • ¿Con qué frecuencia se actualizan los planes de atención? A medida que la demencia avanza, las necesidades individuales cambian.

Fíjese en la distribución de los cuidados de la memoria cuando visite los centros

Muchos centros de atención a la demencia y el Alzheimer están diseñados para que se sientan como en casa. Los planos son fáciles de recorrer, con salidas claramente marcadas y habitaciones etiquetadas. Algunas comunidades también cuentan con paredes insonorizadas, lo que puede ayudar a reducir la agitación y la confusión.

Cuando visite diferentes centros de atención a la memoria, preste atención a estos detalles. Una buena distribución del edificio puede facilitar la transición de su ser querido a la comunidad.

¿Cómo puedo trasladar a un ser querido a un centro de atención a la memoria?

Trasladar a una persona con demencia puede ser desalentador. Es posible que se sienta nervioso por su decisión de trasladar a su ser querido a un centro de atención a la memoria, que se pregunte si el traslado será traumático o que se preocupe por si su familiar se adaptará.

También es posible que le resulte difícil hablar con su ser querido sobre el traslado a un centro de atención a la memoria. Otras tareas como la venta de la casa de su ser querido, la planificación de la reducción de tamaño y el embalaje pueden aumentar su estrés.

Adoptar un enfoque paso a paso y obtener ayuda profesional para la mudanza y la coordinación puede aliviar la ansiedad y facilitar la transición al centro de atención a la memoria para usted y su ser querido.

Hablar con un ser querido con demencia sobre el traslado a un centro de atención a la memoria

Es posible que tenga miedo de hablar con su familiar mayor con demencia sobre la mudanza. Si bien es cierto que los cambios de rutina pueden ser difíciles para las personas con pérdida de memoria, usted puede ayudar a la transición compartiendo la información correcta en el momento adecuado. Aprender estrategias para comunicarse mejor con alguien con demencia puede ser de gran ayuda.

Considere cuidadosamente cuánta información compartir. Mientras que algunos ancianos prefieren participar en la toma de decisiones, otros con menor capacidad cognitiva pueden sentirse más confusos y desconfiados. Evite decirle a su ser querido que se va a mudar porque necesita más ayuda. Muchas personas con demencia avanzada no son conscientes de sus síntomas o de su enfermedad. Apóyese en la experiencia del personal de cuidados de la memoria para obtener consejos y asesoramiento sobre cómo iniciar la conversación, y asegúrese de preguntar si existen programas de transición para que los ancianos se familiaricen con el personal y la comunidad.

10 consejos para comunicarse mejor con una persona con demencia
Limite las posibles distracciones, como la televisión o la música
Hable con naturalidad y utilice gestos
Utilice su nombre y el de los demás
Hable de una cosa a la vez
Utilice señales no verbales, como el contacto visual o una sonrisa
Evite las preguntas abrumadoras.
Comuníquese con creatividad, utilizando imágenes, canciones y olores
Comprender que habrá días buenos y días malos
Reconocer que la comunicación puede ser difícil
Entienda que habrá días buenos y días malos

Reducción de tamaño antes de trasladarse a un centro de atención a la memoria

Ayudar a su ser querido mayor a reducir su tamaño antes de trasladarse a un centro de atención a la memoria puede ser una tarea emotiva. Es posible que sus pertenencias estén llenas de recuerdos preciados que no quiere dejar escapar.

Antes de decidir qué llevar y qué dejar atrás, es importante entender el espacio que tendrá su ser querido después de la mudanza. Evite llevarse demasiados objetos innecesarios. En su lugar, considere estas preguntas:

  • ¿Qué artículos son importantes para su ser querido en el día a día?
  • ¿Qué objetos ayudarían a que su nuevo espacio se sintiera como un hogar?
  • ¿Qué objetos le ayudarán a tener recuerdos positivos?

Obtener ayuda para la mudanza

Si el aspecto práctico de la mudanza de su ser querido a un centro de atención a la memoria está aumentando su estrés, planifique con antelación y considere la posibilidad de obtener ayuda de expertos. Se trata de una gran transición y necesita toda la ayuda posible.

Empiece con estos consejos para que la mudanza sea un poco más fácil:

  • Programe la mudanza según la disposición de tu ser querido. Si suele estar de mejor humor por la mañana, programe la mudanza a primera hora del día. Evite las últimas horas de la tarde o las primeras de la noche, ya que muchas personas con demencia se sienten más agitadas y confusas a última hora del día.
  • Considere la posibilidad de contratar a un gestor de mudanzas para personas mayores. Los gestores de mudanzas para mayores se especializan en ayudar a las personas mayores a reducir su tamaño, reubicarse y mudarse. Delegar lo que puede ser una tarea emocional puede ayudar a reducir la tensión, prevenir conflictos familiares y aliviar la carga de las familias y los cuidadores.
  • Planifique el transporte para el día de la mudanza. Esto es especialmente importante si su ser querido se traslada a vivir más cerca de usted o de otros familiares. Piense en quién le acompañará, qué tipo de transporte es el más cómodo y el que menos posibilidades tiene de causar confusión y agitación, y asegúrese de planificar un tiempo extra si la movilidad es un problema.
  • Considere si necesita un gestor de cuidados geriátricos. Estos profesionales con licencia pueden ayudar a identificar las necesidades de atención, desarrollar un plan de atención para personas mayores, coordinar la atención médica entre varios proveedores, dirigir y guiar las conversaciones difíciles de la familia, y mucho más. Si su ser querido se traslada, un gestor de cuidados geriátricos puede ayudar a coordinar las necesidades de atención médica, transferir las recetas y ponerse en contacto con los proveedores de seguros para aliviar la carga de los cuidadores.
  • Desembale y organice su habitación antes de su llegada. Haz que el nuevo espacio de tu ser querido se sienta como en casa con objetos familiares y fotos de la familia y los amigos. Organice sus pertenencias de forma que le recuerden a su anterior hogar. Evite el desorden en la habitación. En su lugar, intenta crear un espacio tranquilo y cómodo para tu ser querido.

Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer al trasladar a una persona con demencia

Lo que hay que hacer Lo que no hay que hacer
Visite la comunidad con su ser querido antes de la mudanza.Comunique a su ser querido la mudanza con mucha antelación para evitar la ansiedad.
Obtenga ayuda de profesionales que sepan cómo trasladar a las personas mayores.Hazlo solo si te resulta demasiado estresante o abrumador.
Observe qué pocos objetos son importantes para su ser querido y asegúrese de empacarlos.Involucre a su familiar en la planificación o en la decisión de lo que va a empacar.
Planifique la mudanza durante el momento del día en que su ser querido esté más tranquilo.Muévete a última hora de la tarde o de la noche si tu ser querido está más agitado con la caída del sol.
Desembale y organice la habitación de su ser querido en el centro antes de que llegue.Planee que su ser querido le ayude a desempacar.
Visite la comunidad con su ser querido antes de la mudanza.Comunique a su ser querido la mudanza con mucha antelación para evitar la ansiedad.

¿Cómo puedo facilitar la transición de mi ser querido a un centro de atención a la memoria?

Al trasladar a un ser querido a un centro de atención a la memoria, es importante ser realista en cuanto a sus expectativas. Las personas mayores con Alzheimer o demencia suelen confundirse y los cambios de rutina pueden aumentar el estrés. Comprenda que su ser querido puede tardar algún tiempo en adaptarse.

Sea optimista sobre la mudanza y el centro para ayudar a animar a su ser querido mayor. Concéntrese en los aspectos positivos, como los programas y actividades, la calidad de la atención y las interacciones sociales.

Has investigado y ha encontrado la comunidad de atención a la memoria adecuada para su ser querido. Consuélese sabiendo que proporcionar el tipo de atención adecuado ayuda a mejorar su calidad de vida, y tome medidas para ayudar a su familiar en la transición.

Consejos para facilitar la transición de su familiar al cuidado de la memoria

  • Establezca expectativas realistas. Comprenda que el cambio puede ser difícil y que puede llevar tiempo adaptarse a un nuevo entorno y a una nueva rutina.
  • Has que tu espacio se sienta como en casa. Organice el entorno de su ser querido para que le resulte familiar, con fotos de sus familiares y amigos y sus objetos favoritos.
  • Confíe en la experiencia del personal. El personal de los centros de atención a la memoria tiene experiencia y formación en el cuidado de la demencia. Apóyese en su experiencia para ayudar a su padre a adaptarse.
  • Participe en el cuidado de tu ser querido. Hable con el personal del centro sobre las necesidades específicas de su ser querido, su estado de salud, sus aficiones y sus preferencias antes de la mudanza, y establezca un plan de comunicación para poder hacer un seguimiento de sus cuidados después del traslado.
  • Cree un plan para mantenerse conectado. Manténgase en contacto y visítelo regularmente. Trabaje con los miembros de la familia para crear un calendario de visitas en persona o virtualmente. Asegúrate también de dar tiempo a su familiar para que se adapte sin usted.
  • Manténgase positivo. Concéntrate en los aspectos positivos, como las actividades divertidas o enriquecedoras, las oportunidades de socialización y las diferentes comidas. Tranquiliza a tu familiar sobre el centro y los cuidados que recibirá.
Si te ha gustado el artículo, no te olvides de Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba